Betsy Davis

,
Betsy Davis

La única pequeña y sola regla era no llorar.

La vida a veces puede cambiar drásticamente, para bien o para mal. La eutanasia es algo que ha estado en debate por siglos ¿qué es? Es la acción u omisión que acelera la muerte de un paciente desahuciado con su consentimiento, para evitar sufrimiento y dolor. La eutanasia está asociada al final de la vida sin sufrimiento, a una vida digna. En muchos países la eutanasia es ilegal, aunque en varios estados de Estados Unidos es legal. Antes de que te formes una opinión, conoce la historia de Betsy Davis, mujer con enfermedad terminal.

“Las circunstancias de esta fiesta son completamente diferentes a las que han atendido antes y requieren fuerza emocional, ser centrados y de mente abierta” así fue como envió la invitación por mail y empezó todo.

Davis, artista de 41 de California, pasó los últimos tres años perdiendo el control de su cuerpo debido a la enfermedad de ALS, por lo que estaba planeando una última reunión que terminó con un suicidio asistido. Un mes antes de la fiesta de Davis, una ley se promulgó en California dándole la posibilidad a los pacientes enfermos de la eutanasia y ella no podía resistir más el dolor y sufrimiento que le estaba dando esta enfermedad degenerativa, por lo que tomó esta decisión para morir dignamente.

“Queridos participantes de mi renacimiento, son todos muy valientes de ayudarme a partir en mi camino” siguió escribiendo en su invitación. “No hay reglas. Usen lo que quieran, hablen, bailen, jueguen, canten, recen, pero no lloren frente a mí. Bueno, solo esa regla”.

Davis invitó a más de 30 amigos y familia a su hermosa casa en Ojai. Tuvo una semana de diversión con cada hora detallada con actividades que ella adora. Durante la tarde, sentada en su silla electrónica, habló con todos los acompañantes y estaba emocionada por un show de moda donde le eligió diferentes prendas a sus amigos para que modelaran.

Las horas pasaban y tanto amigos como familia le dieron un beso de despedida y se juntaron como foto de grupo.

Davis fue sentada en una cama con dosel desde donde pudo ver el último atardecer. Se vistió con un Kimono japonés y tomó una combinación de pentobarbital e hidrato de cloro prescrita por su médico a las 6:45 pm. Betsy finalmente murió cuatro horas después junto a su hermana, su cuidador, doctor y masajista.

Los invitados prometieron reunirse el próximo año por el cumpleaños de Betsy en junio para esparcir sus cenizas.

Tomado de http://www.upsocl.com

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *